Las Huelgas de Hambre que nunca cuentan los Medios

El imperialismo y su maquina de fabricar mentiras, hicieron mundialmente famoso al preso común cubano Orlando Zapata hace unos meses. Manipulado por la mafia anticubana de Miami y los grupos “disidentes” del interior de Cuba, Zapata llevó a fatal termino una huelga de hambre que fue usada como arma mediática contra Cuba y su Revolución, a pesar de que ésta prestó todas las atenciones médicas necesaria al citado preso común, al que hospitalizó en varias ocasiones llegando a intervenir quirurgicamente en varias ocasiones.

Sin embargo, multitud de presos en el mundo, comunes y políticos, realizan acciones parecidas a la de Zapata sin que sean recogidas en los grandes medios, en España, recientemente, un preso llegó a morir, o como es el caso de Palestina donde desde el 27 de septiembre un importante número de presos políticos realiza la enésima huelga de hambre reclamando sus derechos. 

La huelga de hambre que los secuestrados en los campos de concentración sionazis iniciaron el pasado 27 de Septiembre, sigue adelante. Algunos de estos compañeros están sufriendo un colapso total en su organismo. Ahmad Sa’adat,  Secretario general del Frente Popular de Liberación de Palestina, lleva en coma desde el pasado domingo, 10 de Octubre ¿Por qué han tomado esta medida tan dura estos camaradas?

Desde que en 1967 Israel ocupó Jerusalén Oriental, Cisjordania y la Franja de Gaza, han detenido a unos 700.000 palestinos. Cada familia palestina ha tenido en algún momento encarcelado a un miembro u otro de su familia. Dos quintas partes de los hombres palestinos han pasado algún tiempo tras las rejas israelíes. Desde el año 2.000, han detenido a 7.000 niños. Actualmente, hay quince miembros del Parlamento encarcelados. Las prisioneras palestinas que dan a luz en la cárcel lo hacen con los brazos y piernas atados. El 87% de los niños arrestados han sido objeto de torturas físicas. Cuando se inició la segunda Intifada, había alrededor de 11.000 detenidos. Un informe de las Naciones Unidas publicado en marzo de este año cifra el número de prisioneros en 6.000. Según el informe publicado este mes de octubre por el Servicio de Prisiones Israelí, los presos alcanzan la cifra de 5.503. Hay 270 detenidos a los que se mantiene en detención administrativa, un término que significa “que pueden retenerles indefinidamente sin que nadie conozca las razones”. A la mayoría de los prisioneros se les ha negado un juicio justo y en cambio son sometidos a arbitrarios juicios militares donde el ocupante es el juez, el jurado y el verdugo.*

Todo el mundo sabe quién es el criminal Gilad Shalit, quién es su familia, cuánto han sufrido mientras que estuvo detenido en Gaza, donde fue detenido, armado y uniformado, en una acción militar. Es un “valiente”, miembro de una familia de “valientes”. Debido a sus condiciones físicas, pudo haber prestado el servicio militar en el ámbito administrativo, pero se empeñó en hacerlo en una unidad de combate, al igual que su hermano, otro “valiente”.

Unos días después de su captura, el ejército israelí lanzó una operación de rescate que se saldó con el resultado de más de cuatrocientos palestinos muertos, asesinados impunemente por esa máquina asesina. Pero eso no es muy grave, eran sólo palestinos. Hombres, mujeres, niños, ancianos, que cometieron el gravísimo crimen de vivir encerrados en la Franja de Gaza, de no tener derecho a salir de ella ni siquiera para recibir tratamiento médico. Unos terroristas en potencia. No conoceremos sus caras, ni sus nombres, ni sus aficiones, ni sus ilusiones. No conoceremos los sufrimientos de sus familias, no veremos a su padre, ni a su madre, ni a sus hijos llorando desconsoladamente por haber perdido a un ser querido, o por tenerlo en silla de ruedas para toda su vida, no tienen derecho, apenas son humanos, son sólo PALESTINOS.

Al criminal Gilad Shalit, el gobierno terrorista de israhell lo considera un secuestrado, debido a que no se le ha garantizado ninguno de los derechos recogidos bajo la Tercera Convención de Ginebra para soldados capturados,[] que les da derecho a recibir la visita del Comité Internacional de la Cruz Roja para comunicarse con los miembros de su familia. Hay que tener en cuenta que todas las medidas de seguridad que se tomen para prevenir otra operación de rescate como la que he comentado anteriormente son pocas.  Pero a los palestinos secuestrados en las cárceles israelíes tampoco se le garantizan los derechos recogidos en estas convenciones. Sufren la incomunicación por años, no pueden recibir visitas de sus familias, son juzgados en juicios sumarísimos militares, sin derecho real a la defensa. Algunos se tiran muchos años en prisión preventiva, sin saber por qué motivo se encuentran detenidos.

¿Cuánto tiempo se necesita para que uno muera de inanición? ¿Qué ocurre si encima les han gaseado primero en sus celdas, golpeado, hacinado más allá de cualquier capacidad para soportarlo? ¿Qué ocurre si te tienen en confinamiento solitario y se les niega la más básica atención médica? Esa fue la reacción de la Administración de Prisiones Israelí ante los huelguistas, que no están pidiendo un arco iris para jugar a los bolos, ni camas de agua de lujo, ni cenas de cinco estrellas. Piden el final del confinamiento solitario. Piden su derecho a la educación y al acceso a los libros. Piden que sus familias puedan visitarles. Exigen que les traten como a seres humanos y no como a animales encadenados de manos y pies durante los encuentros con sus abogados. Exigen el derecho a poder abrazar a sus familias, para que sus niños no sufran el mismo destino que la niña de diez años Abir Eskafi, que murió como consecuencia del trauma sufrido al negarle el permiso para abrazar a su padre encarcelado.*

Creo que se impone un proceso real de movilizaciones que obligue a los gobiernos de los países “civilizados” a tomar partido por las víctimas, en vez de mantener esa exquisita equidistancia, que los hace posicionarse tácita y sistemáticamente con los verdugos, que están llevando hoy a cabo, las mismas prácticas que usaba el partido nacional-socialista alemán en la década de los treinta y primera parte de la de los cuarenta, y que tanto nos hace escandalizarnos cuando las vemos reflejadas en cualquier libro, película o documental. La Unión Europea le tiene otorgado al ente nazi-sionista, la consideración de socio preferente, y esto, lejos de ser un nombramiento honorífico, conlleva una serie de privilegios económicos, culturales, y de todo tipo, que permite a estos terroristas mantener la política de limpieza étnica que está llevado a cabo, sistemáticamente desde hace 63 años.

Esperemos que nuestros hijos no se tengan que avergonzar de nuestra pasividad ante tanto crimen impune. El papel de los medios de comunicación de masas es infame. El esfuerzo por plantear al militar israelí como un secuestrado mal tratado, torturado, destrozado, a pesar de que él ha declarado que el tratamiento que ha recibido ha sido correcto, amable, es infame. Por otro lado tratan de evitar cualquier comentario que haga pensar que los secuestrados palestinos, o sus familiares, gozan de un atisbo de humanidad. Al parecer, los palestinos nacen inmunes al sufrimiento, éste está reservado a los occidentales y sus aliados.

Manu Illich.

http://www.asociacionvittorioarrigoni.com/

Anuncios

0 Responses to “Las Huelgas de Hambre que nunca cuentan los Medios”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: